Migración Francesa a México y Barcelonnette

barcelonnettes-1Desde el siglo XIX se dieron migraciones de los Alpes franceses hacia México. El caso Barcelonnette es la historia de un pueblo migrante, que a fuerza de trabajo y voluntad, se constituyó como el pilar de los grandes almacenes en México. Barcelonnette, enclavada en el Valle de Ubaye, en los Alpes franceses, da origen a la creación del llamado “Empire des barcelonnettes”. Parte de la historia industrial, comercial y financiera de nuestro país, entre los inicios del siglo XIX y principios del XX. Barcelonnette es seguramente el único lugar en el mundo, fuera de México, donde existe una avenida Porfirio Díaz y donde en la plaza principal se encuentra un monumento dedicado a los barcelonnettes mexicanos y otros mexicanos que dieron la vida por Francia, y en cuya parte superior se ostente el águila devorando a la serpiente. barcelonnettes-2Todo comienza con la llegada a la ciudad de México de los hermanos Arnaud, en 1821, para fundar, en asociación con Maillefert, el Cajón de ropa de las Siete Puertas, en la calle de Porta Coeli. Ellos nunca regresaron a Francia, pero algunos de sus paisanos que trabajaban con ellos, sí. Al regresar con enormes fortunas despertaron el interés y la ambición de toda la región. Así empezó la corriente migratoria que marcaría para siempre tanto al país que los recibió como a la región de la que provenían. Eugène Caire y Alphonse Jauffred, habían trabajado con los hermanos Arnaud y posteriormente fundado ellos mismos en 1838, en Portal de las Flores la casa de comercio que fue el lugar de arribo de muchos otros inmigrantes. Ellos regresan a Barcelonnette en 1845 con una cuantiosa fortuna que da comienzo a la leyenda y acelera la inmigración. Jean Baptiste Ebrard en 1847, funda el Puerto de Liverpool, en la esquina de San Bernardo y Callejuela, hoy Venustiano Carranza. Las hermanas Elisa y Virginia Fortoul, quienes abrieron una tienda de modas en la primera calle de Plateros; Jaubert, Pascal, Aubert, Gabriel Derbez, Edouard Gassier, quien funda en 1842 Las Fábricas de Francia. J. Labadie con la droguería de la Profesa. La Tintorería Francesa y las sombrererías de los hermanos Zolly, de Charles Borel y Théophile Pellotier.  Las mudanzas de los hermanos Caire.  La pastelería El Refugio de Charles Plaisant y las librerías Maillefert. Los barcelonnettes supieron adaptarse rápidamente a un tipo de clientela muy diferente al europeo. En aquella época existían las grandes haciendas y a lomo de mula les llevaban baúles repletos de telas y otros artículos. Cuando la Intervención Francesa se da en 1862, estos intrépidos comerciantes nunca dieron la espalda al gobierno juarista, pero surtieron copiosamente al ejército francés. Para 1890, los barcelonnettes tenían ya 110 casas de comercio y su prosperidad económica seguía creciendo. De aquella época, François Arnaud escribe en 1891 en su obra “Les barcelonnettes au Mexique”: “Por un lado, la muchedumbre amontonada, ruidosa, chillona, de indios y de indias, con el cigarrillo en los labios, del otro, los empleados, apurados, ocupados, pero siempre ojo a visor listos para cruzar el mostrador y recuperar un cupón…y regresar tranquilamente a su puesto; todo el día de pie desde las siete de la mañana hasta la noche, entre el mostrador, bajo el cual se encontraba el cajón de dinero, y las repisas de madera pintada de blanco donde se apilaba la mercancía. No frecuentaban a la sociedad mexicana o española, no había tiempo; no se casaban por miedo a las cargas familiares; iban muy poco a los cafés, nunca frecuentaban los círculos, y tampoco viajaban a Europa; no podían pensar en dar una vuelta por su país natal, abrazar a sus padres y regresar: el viaje era demasiado largo. En conclusión, vivían durante diez o quince años una vida monástica, de trabajos forzados y de ahorros continuos, para hacer fortuna y volver a disfrutarla a Francia, si la edad y la salud lo permitían.” En 1850 Joseph Ollivier, se asocia con Jauffred. Ollivier también fue accionista principal de Río Blanco, de la fábrica de papel San Rafael, de la azucarera El Pánuco. El Puerto de Veracruz, fundado por Signoret y Honnorat. La Ciudad de Londres en San Luis Potosí, que pertenecía a los señores Blanc y Garcin. También en Guadalajara existía La Ciudad de Londres, fundada por los señores Lèbre y Dandoulf. Además el señor Lèbre es miembro de la junta del banco de Londres y México en Guadalajara y poseedor de acciones de esa institución. En 1878 se funda en Guadalajara Las Fábricas de Francia. En Puebla tuvieron el almacén La Ciudad de México los hermanos Eugène, Jules y Antoine Lions, uno de los cuales, Eugène, a su regreso a Francia funda la Banque de Barcelonnette y allí mismo se hace construir la casa Puebla, que le sirve de retiro. La Gran Sombrerería Francesa, fundada por Barthelemy Rebattu, Leon Baptiste Esmenjaud y más adelante Isidore Couttolenc. Sebastien Robert, propietario de El Centro Mercantil, funda tres fábricas en Tizapán, al sur de la ciudad: “La Alpina”, fábrica de sábanas,  “La Hormiga”, fábrica de algodón y La Corona”, de bonetería. Las tres alimentadas por plantas hidroeléctricas propias. J. Ollivier, propietario de La Ciudad de Londres, la Cristalería Moderna, La Sorpresa y La Primavera, y una “Gran fábrica de Loza”, ubicada en la calle de Niño Perdido. La sociedad de Jean Veyan, propietaria de La Francia Marítima, invirtió en dos fábricas de ropa: “Santa Teresa” y “La Magdalena”, ubicadas en lo que hoy es la delegación Contreras. L. Foudon, propietario de El Gran Oriental, almacén de novedades, tejidos de lana, seda, algodón, bonetería y camisería, fundó la “Gran fábrica de Paraguas y Sombrillas”. Emilio Manuel, propietario de la Sedería y Corsetería francesa, tenía una fábrica de corsés “La Princesse”. Los barcelonnettes crearon, con otros miembros de la comunidad francesa, lugares tales como el Casino Francés, donde se congregaban los jóvenes. La Sociedad de Beneficencia es otra institución creada por la comunidad francesa, así como el Liceo Franco Mexicano, el Panteón de la Piedad, la Sociedad Hípica Francesa, el Club France y muchas otras. La caída del régimen de Porfirio Díaz y la posterior Revolución Mexicana, la I Guerra Mundial, y otros acontecimientos provocaron el declive de las pujantes empresas de los hijos del valle de Ubaye. Y así como muchos Barcelonnettes tuvieron éxito, hubo muchos otros que nunca lograron realizar sus sueños de riqueza. Comentarios en: pacuriosos@gmail.com

                              Fuentes: http://www.eumed.net/libros-gratis/2012a/1166/migraciones_francesas_a_mexico_siglo_xix.html

This entry was posted in Empresas y Empresarios, Historia, Personajes Famosos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s